En esta fragancia, la amapola pone la voz y marca el ritmo. Kenzo describe a Flower como una oda de la vida.

Flower by Kenzo Eau de Vie es una obra del maestro perfumista Alberto Morillas y los perfumistas Marie Salamagne y Fabrice Pellegrin. Esta fragancia es un canto floral potente, alegre y contrastado. “Queríamos iluminar FLOWER BY KENZO, hacer sonreír a la amapola” describió Alberto Morillas.

En Flower las notas chispeantes y tónicas del Jengibre; junto a las de la Esencia de Naranjo Amargo marcan el tono, intenso y eléctrico. Se trata de un radiante paseo en el que el poderoso soplo del Absoluto de Flor de Azahar encabeza el recorrido. Además, en perfecta armonía con el Absoluto de Rosa Búlgara, la firma colorida y sensual de Flower by Kenzo. “Cada ingrediente es una nota musical, el perfume crea su ritmo, un ritmo de tres tiempos: jengibre, azahar, haba tonka”, explicó Fabrice Pellegrin.

Por otro lado, esta nueva floralidad se adorna con la icónica intensidad de almizcle de la fragancia clásica. Sumado a un toque de Absoluto de Haba Tonka como nota de fondo; para crear una estela vibrante. “El Absoluto de Haba Tonka añade suavidad y textura, es un toque de alta costura agradable y placentero”, destacó Marie Salamagne.

En esta línea, el frasco está aderezado con brillantes pétalos de vinilo rojo. Que además están ribeteados con una sombra negra. La amapola Flower by Kenzo Eau de Vie luce un nuevo vestuario para la ocasión. En el interior se puede ver una colorida fragancia con un toque de rojo brillante.