Incorporar los hábitos saludables para lograr el descenso de peso es el objetivo del Método PronoKal.

Llegó desde España hace cinco años y pasó a ser conocida en Argentina como la ”dieta de los famosos”. Aunque, el Método PronoKal es mucho más que una dieta. Además, tiene cada vez más espacio en la sociedad argentina. Llama la atención a todo aquel ávido de sentirse bien de salud y sobre todo de verse con una figura atractiva.

Desde la empresa se presenta como un tratamiento médico personalizado (siempre en manos de profesionales de la salud). El mismo, logra hacer bajar entre 7 y 12 kilogramos por mes. Por supuesto, acompañado por expertos en actividad física, coaching nutricional y hábitos saludables.

Método PronoKal comenzó a sonar con más fuerza tras varios casos de éxito entre personalidades. Muchos de ellos de la farándula, periodistas, conductores de programas de radio y TV o productores teatrales. Y hasta personalidades del mundo político. Desde entonces, gran cantidad de argentinos han aumentado su interés. Una dieta que asegura un descenso rápido de peso y un muy buen mantenimiento en el tiempo.

Método PronoKal, bases fundamentales

La práctica, bajo estricta prescripción médica, está basada en una serie de etapas. Estas incluyen un descenso rápido y sostenido de peso con aporte proteico desde un principio. Esto se logra, bajando la masa grasa, sin perder músculo, y una reeducación alimentaria con incorporación de hábitos saludables. Entre estas prácticas, la actividad física es considerada una estrategia terapéutica fundamental para enfrentar y combatir el sedentarismo.

Pero el éxito del método no sólo es la parte médica, sino el conjunto de disciplinas involucradas en este desafío. El profesor Lucas Pinter, Coach en Actividad Física del Espacio Pronokal propone trabajar bajo un concepto de entrenamiento personalizado. De esta manera, los pacientes adquieren el hábito de la actividad física rompiendo con los esquemas clásicos del gimnasio. Dado que habitualmente la actividad se da en solitario, sin asesoramiento o con rutinas estándar; no siempre adecuadas a las características personales.

“Un hábito saludable es la realización frecuente e incorporada de algún tipo de entrenamiento, deporte o disciplina. En la cual participe de forma activa nuestro vehículo físico”, explica Pinter. Y agrega: “Los hábitos provienen de la reiteración de una acción o conducta aprendida, que se transforma con el transcurrir del tiempo, en un estilo y manera de vivir. Esto significa que siempre podemos aprender y reeducarnos hacia la concreción de hábitos saludables”. 

En este sentido, para lograr incorporarlos a la vida Pinter destaca: “Los hábitos deberíamos incorporarlos paulatinamente, en un proceso lento, aunque firme y perseverante. Dejar a un lado las grandes proezas atléticas o las exigencias comparativas, pues que todos somos distintos y, por ende, tenemos nuestro propio ritmo de modificación y cambio. Por ejemplo, podríamos comenzar adoptando estrategias simples, como subir escaleras, la de tu casa o la del trabajo, en lugar de la comodidad del ascensor. Caminar de forma moderada algunas cuadras, en vez de recurrir al siempre a mano colectivo o taxi”.

La alimentación en el Método PronoKal

En Argentina, esta práctica cuenta también con Talleres de Cocina. Están a cargo de un equipo de nutricionistas dirigidas por la licenciada Florencia Borrell (Nutricionista, M.N. N° 6890). Tienen el objetivo de facilitarle a los pacientes llevar cómodamente el tratamiento y poder llevar su comida a todas partes. Se suma un Canal de Cocina propio en YouTube que brinda recetas que pueden ser seguidas por los pacientes de todo el país desde sus casas.

“En el Taller de Cocina los pacientes aprenden a cocinar combinando de manera creativa y sabrosa los ingredientes y productos de las diversas etapas del Método PronoKal con diversos condimentos e ingredientes permitidos”, explica Borrell.