Desde sus inicios es un ícono que ha marcado a su paso la historia y la tradición de Ford. Mustang ha permitido vivenciar la tecnología e innovación de un vehículo a lo largo de su trayectoria.

Hacia fines de 1961 Ford comenzó a diseñar un vehículo pensando en las necesidades de una nueva generación de compradores jóvenes. El objetivo era desarrollar un auto más pequeño y ligero que los tradicionales modelos norteamericanos. En este sentido, el emblema del auto sería un “Wild Mustang”; un caballo salvaje que corre en sentido contrario a los que compiten en las pistas de carreras. Sin dudas, todo un reflejo del espíritu joven y rebelde que comenzaba a proyectarse sobre la marca.

Así fue como un 17 de abril de 1964, dentro de una década de gran efervescencia y marcada por la rebeldía, nació el primer Mustang. Luego, durante los 55 años de historia de su producción que le sucederían, el Mustang sería fabricado en San José; California; Metuchen; Nueva Jersey; México y las instalaciones originales de producción del Mustang en Dearborn, Michigan.

Conjuntamente, el pony car se ha convertido a lo largo de los años en algo más que un vehículo para manejar. Además, ha influenciado la cultura global y cambiado la manera en que las personas experimentan la sensación de conducir.

La historia de Mustang en Argentina

En 2016, Ford Argentina presentó en el autódromo Oscar y Juan Gálvez de Buenos Aires el icónico pony car. En este sentido, el inequívoco e único rugido del motor del Mustang GT se comercializa en el país desde hace casi tres años. Lo hace con su motor de 5.0L TiVCT de 8 cilindros en V y 421CV a 6500rpm alcanzando un torque de 530Nm a 4250rpm. Como siempre, en sus 55 años de historia, enciende la sensación de libertad y rebeldía.

Se suma la cifra de más de 300 unidades vendidas en el país. Por esto, Mustang sigue siendo un referente en su categoría por su amplia trayectoria, historia y ser un ícono de la cultura por más de medio siglo.

Por otro lado, es el deportivo más vendido en Estados Unidos. Tanto así, que el año pasado se vendieron más de 113.066 unidades en 146 países. Es decir, marcó el cuarto año consecutivo de liderazgo en su segmento a nivel global. “Mustang continúa siendo un gran líder en el segmento de los vehículos deportivos, no solo en Estados Unidos, pero alrededor del mundo”, explicó Jim Farley, Vicepresidente y Presidente de Mercados Globales de Ford.

En agosto del año pasado, Ford celebró la producción del Mustang número 10 millones; fue un convertible GT V8 de seis velocidades y 460 caballos de color Wimbledon White. También equipado con la tecnología más avanzada de asistencia al conductor y producido en Flat Rock, Michigan. En esta línea, el primer Mustang seriado (VIN-001) producido en 1964 había sido del mismo color. Y, además, con una transmisión manual de tres velocidades y 164 caballos de fuerza en su motor V8.