La capital provincial celebró la reapertura de uno de sus íconos arquitectónicos. Luego de importantes trabajos para la puesta en valor, reabrió la Casa de la Cultura de Santa Fe.

El Gobierno de la Provincia de Santa Fe reabrió las puertas de la Casa de la Cultura de la capital. Sin dudas, un edificio de alto valor patrimonial, arquitectónico y afectivo para todos los santafesinos. Asimismo, el proyecto, posibilitó la puesta en valor y restauración integral del inmueble; que está ubicado en bulevar Gálvez y Güemes.

“La recuperación de la Casa de la Cultura forma parte de un ambicioso programa de obras que estamos llevando adelante en la ciudad de Santa Fe. Este lugar tiene un gran significado para todos los santafesinos, es un edificio de excepcional arquitectura, construido hace más de 100 años; que quisimos poner en valor para seguir reposicionando a la ciudad como una de las grandes capitales del país”, señaló el gobernador Miguel Lifschitz.

La ministra de Innovación y Cultura, María de los Ángeles Chiqui González, destacó: “Los trabajos tuvieron en cuenta la impronta original del inmueble; también conocido como «Casa de los Gobernadores». Se aseguró toda la estructura edilicia, se refaccionó toda la fachada e interiores y se incorporó toda la tecnología necesaria para ser utilizado por todos”.

Casa de la Cultura: un antes y un después

El edificio fue inaugurado en el año 1910. Y representa un exponente del patrimonio arquitectónico y cultural de los santafesinos, único en su tipo. También se la conoce como «Casa de los Gobernadores». Asimismo, fue declarada Monumento Histórico y Cultural de la Provincia en 1998.

Por otro lado, el proyecto incluyó trabajos sobre la estructura portante, las cuatro fachadas, las cubiertas y los interiores. Además de reparaciones en la estructura portante para asegurar la estabilidad de todo el inmueble, de manera de restablecer la seguridad integral del mismo.

También se realizó el saneamiento, adecuación y restauración de mansardas; el tratamiento integral de fachadas; la recuperación de las ornamentaciones originales y trabajos de carpintería. Sumado a herrería, revestimiento, arreglo de pisos, vitraux y todos los elementos originales de la casa.

Finalmente, se destaca que el edificio cuenta además con nuevo sistema eléctrico, de telefonía, aire acondicionado y otros rubros; que son necesarios para la lógica actualización de su nueva función.