Cayo Levantado Resort representa un espacio icónico. Ya que es una mezcla de lujo, sofisticación e innovación sostenible dentro de una isla paradisíaca. En ese sentido, su arquitectura e interiorismo no se quedan atrás. Pensados y desarrollados por talento dominicano reflejando la gran riqueza cultural de la isla en cada rincón del hotel.

Todo surgió a partir del concepto “Ritmo Escondido”. A través del cual Grupo Piñero buscó enaltecer tres pilares centrales: honrar el ritmo natural a través de la sostenibilidad, celebrar el ritmo cultural invitando al huésped a sumergirse en el estilo de vida del dominicano y cultivar el ritmo interior conectando mente, cuerpo y espíritu en una experiencia wellness única. Todo ello, materializado en el reformado Cayo Levantado Resort. Así la experiencia de cada huésped en un inolvidable viaje personal de bienestar y transformación.

Cayo Levantado Resort celebra la dominicanidad con su arquitectura e interiorismo

El responsable de esta joya es el arquitecto dominicano Ramón Emilio Jiménez y su firma Arquimilio. Que, junto a proveedores locales, diseñadores de interiores, artesanos y artistas del país, han hecho de cada rincón del Cayo, una obra de arte. 

Al respecto, Jiménez comentó: “Nosotros creemos fielmente en la identidad arquitectónica y en poder desarrollar proyectos que no solamente toman conciencia y pertenecen a un espacio, sino que le aportan algo positivo a la comunidad donde está ubicado. Entendemos que la identidad arquitectónica y el diseño debe ser representante no sólo del lugar sino también de quienes lo van a utilizar. Por eso Cayo Levantado Resort representa el ritmo de la cultura local. Sin temor puedo afirmar que este proyecto marcará un antes y un después en el desarrollo turístico del país”.

El ritmo escondido en cada rincón de Cayo Levantado Resort

En sus 218 habitaciones que incluye junior suites y villas signature está plasmado un diseño innovador. En el que se refleja la belleza de los arrecifes y la vegetación tropical. Un concepto caracterizado por el esplendor natural de la flora y fauna de la isla, representado en cuatro entornos o niveles distintos: “Superficie del Mar”, “Debajo del Mar”, “Aves Tropicales” y “Flora Tropical”. El interiorismo de cada una de estas estancias ha estado a cargo del reconocido diseñador dominicano Andrés Augusto Aybar, CEO de la firma de interiores El Estudio Proyectos.

En cuanto a la icónica entrada -en forma de ballena- de Yubarta, el corazón de la experiencia wellness del Cayo ha sido diseñada por Bosques Urbanos. Una pieza hecha a mano con raíces de bejuco, auténticos palos endémicos del Caribe, que solo se pueden recoger en luna llena. Una estética de diseño única que expresa la energía que se vive en este santuario de transformación. Además, materializan el concepto del restaurante Senda inspirado en el poeta dominicano, Pedro Mir, y su legendaria obra ‘’hay un país en el mundo’’. Estos espacios expresan completamente la explosión de vegetación que tanto identifica la flora de la isla.

Al plasmar el estilo de vida dominicano en cada rincón del hotel ha sido esencial integrar elementos representativos de la isla.  Grupo Paló y su equipo de artesanos han diseñado muebles y piezas decorativas exclusivas para las habitaciones. Con madera y mimbre tradicional de República Dominicana -algo típico de la arquitectura caribeña-. 

Más detalles

Piezas exóticas, diseño colonial, colores que evocan el mar; son algunos de los elementos que, sin duda, transmiten el inicio de una experiencia repleta de desconexión y sofisticación.  Así es el lobby que recibe a los huéspedes en Cayo Levantado Resort, un diseño a cargo de José Manuel Ferrero del Estudio de Diseño de Interiores, Estudihac en Valencia, España. Su inspiración también recorre áreas como el buffet principal, Palma Real. Así como también el restaurante Manaya que integra las texturas nobles de la madera y la piedra con los textiles del mobiliario.

Una interpretación del paraíso es lo que se respira en las áreas comunes del Beach Club, Bar Jaiba y Restaurante Carey y Santa Yuca o el Coffe Shop Molienda han sido proyectados y ejecutados por el equipo de Investment & Construction del Grupo.

Por otro lado, la Casa Alfarera, estuvo a cargo de las lámparas y lavamanos de las habitaciones, lámparas de mesas, apliques decorativos y jarrones: piezas que destacan por su diseño y autenticidad.

El arte dominicano viste las paredes del hotel con las pinturas de Johann Báez y la arquitecta y artesana Nini Carela, ha diseñado piezas exclusivas para el Gift Shop del hotel.

https://www.high-endrolex.com/3