Una combinación exacta de los tejidos más exclusivos del mundo, la elegancia y la versatilidad definen a Sastrería González. 

Por: Valeria Trosch

Hardy Amies decía: “Un hombre se debe ver como si hubiera comprado su ropa con inteligencia, como si se la hubiera puesto con cuidado y después como si lo hubiera olvidado por completo”. Para que esta premisa se cumpla, el diseño es fundamental y Sastrería González tiene trayectoria en el tema. Exhibe alta calidad en telas, un equipo de trabajo apasionado y capacitado, diseño, y la búsqueda constante de más.

La marca fue fundada en 1920 por Coco y Nito González. En 1999 pasa a manos de Alejandro Pernas, quien dirige la empresa en la actualidad. Fue proveedor de Sastrería González en los años anteriores, por lo que conoció la firma mucho antes de administrarla.

En el año que Sastrería González cumple 100 años se mantiene vigente en su segmento. Imprimiendo en sus colecciones tendencia, diseño, calidad e innovación. Las prendas son el resultado de un trabajo apasionado, de etapas precisas y meticulosas. “Los pilares de la marca, en la actualidad, son la calidad de la materia prima y de mano de obra utilizada. Con gente especializada de oficio de muchos años. La sastrería, dentro de lo que es el rubro hombre, es uno de los artículos que requiere de mayor calidad de recursos humanos. Es decir, la mano de la gente tiene que estar afinada”, destacó Alejandro Pernas en una charla con Doquier.

La historia detrás de la búsqueda constante de calidad

La época de oro de la marca fue en la década del 60 y 70. En ese momento, los habitué de Petit Café se vestían en Sastrería González. Tanto es así que nació el apodo “Los Petiteros” para definir a esos clientes. En la actualidad el equipo que lidera Alejandro Pernas tiene el objetivo y el desafío de posicionar a Sastrería González como marca nacional en el target que tuvo en esa época. Es decir, una marca líder en el país en el segmento ABC1. Un lugar que ocupó antes del desembarco de marcas internacionales.

“Desde que nosotros llegamos, lo que hicimos fue afirmar con calidad en el producto lo que creó Gonzales desde 1920 al 1990. Siempre con el objetivo serio de mantener la calidad y mejorarla continuamente. Tanto en calidad de tela base, como en el diseño y métodos de trabajo. Con incorporación de tecnología para poder estandarizar el producto. Es decir, que salgan todas las prendas con la misma calidad dentro de un método de trabajo”, explicó Pernas.

La vista no está sólo puesta en la calidad de los productos que elaboran. Sino también en aquellos que compran a distintos industriales. Apuntan, al mismo tiempo, a la excelencia en proveedores de camisería, suéteres o de corbatería. Es decir, es importante la calidad y visibilidad del producto.

“Nos diferencia la calidad, el diseño, la supervisión de los procesos y el concepto de que el cliente termina siendo un amigo. Porque el vínculo que formamos con ellos es duradero. La prioridad es el producto, para que después el cliente se sienta mimado. Existe una comunión entre la calidad que nosotros buscamos, y por la que trabajamos, y el tipo de cliente que buscamos y queremos tener”, subrayó el director de la empresa.

Las colecciones e íconos de Sastrería González  

La empresa trabaja con telas italianas como Loro Piana, Vitale Barberis y Drago Lanificio in Biella. Pero también atienden a un mercado de consumo algo más económico. Por lo que dentro de una colección trabajan desde tela china para ambos, subiendo de calidad a Súper 120, Súper 140 y luego las telas europeas de las marcas ya mencionadas. En detalle, tienen básicos, que para el hombre clásico son fantásticos. Y dentro de un mismo modelo, cambian las calidades hasta llegar a usar tejido Loro Piana Súper 170.

“Uno de los íconos de González en el invierno es la prenda de abrigo. Ya sea el sobretodo o el gabán. Por el desarrollo que tenemos en telas, en diversidad y riqueza de los hilados y los modelos. Y en el verano es el saco sport desestructurado. Que destaca por la sastrería en tejido de punto que usamos en éstas prendas informales o urbanas. Logramos que el hombre esté cómodo y bien vestido”, explicó Pernas. Y agregó: “En sacos sports tocamos las calidades: lana, lino y seda en verano, y lana cachemir en invierno. Siempre dentro de telas italianas”.

La colección otoño-invierno

El nombre de la línea vigente es Protagonistas. Sastrería González busca siempre darle un nombre particular a las colecciones, que describan la actualidad de la empresa. “Nos pareció que protagonistas era una palabra acorde para cumplir los 100 años. Ser protagonista es ser González. Es una palabra que define tanto a las prendas como a los clientes”, puntualizó Alejandro Pernas.

A medida

Asimismo, la marca tiene una dirección de sastrería de medida, que está desarrollada como si lo hiciera el mejor sastre italiano. “Nosotros miramos mucho la moda europea y principalmente la italiana. Y dentro de lo que es a medida, trabajamos la camisería con telas italianas de las mejores fábricas. Teniendo como calidad máxima 160 al 2. Toda nuestra camisería es hilo peruano e italiano. El cliente puede seleccionar desde el puño, los botones y el cuello, hasta la tela y el diseño”, describió Pernas.  

Además, todo el personal de venta está capacitado para asesorar al cliente. “A partir de conocer qué le gusta usar al cliente, lo asesoramos en colores, tipos de solapas o tipos de pantalón. Para que esté bien vestido y elegante, pero respetando siempre su personalidad”, indicó. 

Conjuntamente, tienen un equipo de diseñadores trabajando constantemente en la creación de modelos, en combinaciones de colores y conociendo las distintas colecciones que hay en el mundo. Para poder así, aplicar innovación al mercado argentino. En cada colección hay inspiración en lo que pasa en Europa. 

Hoy, los procesos de confección Sastrería González están sostenidos por 140 personas (desde la recepción de las piezas de telas, pasando por el corte, hasta la confección). Un equipo especializado y tecnología de punta sostienen una trayectoria de 100 años.