Un diálogo entre lo tradicional, el trabajo innovador, el conocimiento y la calidad. Los zapatos de hombres Terán son sobriedad y equilibrio.

El zapato es un sencillo pero elegante complemento. Habla de la persona y transmite un mensaje. Y una marca debe lograr una armonía en todo eso y además impulsar tendencia, estilo, calidad y diseño. Justamente, Terán nace con esa motivación; una marca de diseño que le propone al hombre confort, sofisticación, calidad y esmerada atención. Además, de la confección de accesorios de alta calidad.

Terán combina el estilo europeo con lo mejor del buen gusto argentino. Sus diseños están pensados para hombres innovadores, pero también para aquellos más tradicionales. La marca hace honor a la tradición artesanal prestando máxima atención a la calidad y a la relación con el cliente.

La firma nace de la mano de Gonzalo Terán, diseñador formado en la Universidad de Buenos Aires y con pasado en la confección de zapatos de tango. Asimismo, desde sus inicios hasta la actualidad ofrece diseño y conocimiento cabal del producto para poder explicar cada parte del zapato.

Terán, la firma de elegante diseño y producción artesanal“Nuestra misión ha sido ofrecer calzado masculino de diseño apolíneo, depurado, sofisticado en su simpleza. Que sea moderno hoy y luego pueda seguirse usando muchos años como un clásico. Entendemos que eso es lo que nos hace diferentes y proyecta la marca en el tiempo”, explica Gonzalo Terán.

Teniendo en cuenta que un zapato puede tardar hasta dos semanas en producirse, la calidad de Terán se basa en dos pilares. El primero de ellos son los artesanos de larga experiencia, quienes están orgullosos de su oficio. Y el segundo una red de curtiembres nacionales que les permiten elegir el cuero idóneo para cada necesidad.

Marca nacional y calidad Terán

Es justo decir que el nivel del calzado masculino es muy bueno en el país. Pero el diferencial de Terán está dado en la atención obsesiva al detalle. “Ofrecer un diseño apolíneo que nos requiere doble esfuerzo, cualquier inconsistencia en la calidad es doblemente obvia”, destaca el diseñador.

Por otro lado, el producto no está suscrito al concepto de “colección”. “Por supuesto, se observa el paso de las estaciones, pero no es un cambio rotundo. Estamos en contra de la obsolescencia en el diseño. Creemos que nuestra lógica tiene coherencia interna y nuestros diseños siempre parten de una tipología, de un cuero puntual, de un detalle constructivo o diseños nuestros previos”, explica Gonzalo.

Terán se da el lujo de seguir trabajando sobre una misma idea e ir presentando los pasos de ese devenir a lo largo de los años. Es decir, es un diálogo constante entre la tradición y el presente de cara al futuro.

Thames 1855, Palermo, Buenos Aires, Argentina.
(+5411) 4831 7264