La colección otoño-invierno 2024 para hombre de Louis Vuitton es un homenaje a las raíces del oeste americano. La inspiración se centra en la exploración de los orígenes de la ropa de trabajo y se ejecuta a través del savoir-faire de la firma. Empleando la más fina artesanía (desde gemas preciosas hasta pintura a mano y técnicas expertas de bordado) la colección arroja luz sobre la iconografía de la indumentaria del oeste americano.

La visión incluye intercambios creativos con artistas de las naciones Dakota y Lakota. A través del sonido, la puesta en escena y los elementos de la colección. Así como con el fabricante de botas estadounidense Timberland. Se trata de una búsqueda cimentada en la comunidad LVERS, que siempre está en el corazón de la práctica masculina de la Maison.

Un ecosistema artístico

Desde la idea hasta la ejecución, la ropa se concibe dentro de un ecosistema de creatividad. Algo que se refleja en los básicos de vestuario más familiares. Cada prenda y accesorio encarna una polinización cruzada de mentes y habilidades. Alimentadas por el agua y la luz del sol, las semillas se convierten en raíces y luego en flores. Esta síntesis se refleja en la mecánica contemporánea del Studio Prêt-à-Porter Homme de Louis Vuitton. Allí, en talleres y colaboradores, las personas trabajan juntas en una visión compartida de LVERS. Es un estado de ánimo basado en la calidez y el bienestar; que se hace eco de la visión de una comunidad global conectada por el aprecio a los valores fundamentales de la Maison: el discernimiento, el savoir-faire y los viajes como fuente eterna de vitalidad. 

El primer Cowboy: ropa de trabajo

La colección honra la ropa de trabajo intrínseca al vestuario del oeste americano. Los vaqueros se cubren con bordados florales de perlas y lentejuelas, se lavan con efecto bronce de cañón y se adornan con pedrería de rayos de sol y lluvia, o se estampan con motivos florales de la región.

Las chaparreras se manifiestan en denim o cuero con flecos, tachonadas o bordadas con Monogram y motivos florales. Mientras que las chaquetas y pantalones de cuero imitan el repujado de las sillas de montar. Los cuadros escoceses se fusionan con el Damier en un Buffalo Check interpretado en franela, tweed, lentejuelas y shearling intarsia en abrigos, chaquetas y camisas.

Los abrigos de manta y los chalecos se adornan con monogramas vaqueros. Y los pijamas se confeccionan con encaje vaquero. Además, una chaqueta de tweed aparece con un estampado vaquero. Las pinturas originales de vaqueros se adaptan en tapices de jacquard empleados en impermeables, lienzos secos utilizados en una chaqueta bordada con cuerda, o estampados en prendas envejecidas como erosionadas por el sol de la pradera.

El dandi americano: sastrería y camisería

Enfocados desde una óptica campestre, los trajes y las camisas se cosen en cadena con los cactus, bucaneras y bolos de la imaginería del oeste.

Las siluetas de la ropa de trabajo se transforman en sastrería en chaquetas vaqueras con flores de cuivre metálicas bordadas a mano. También, chaquetas de trabajo con abalorios de rayos de sol multicolores y trajes con rayas diplomáticas o cuadros Damier creados con adornos de metal o turquesa.

Los petos (la joya de la corona de la ropa de trabajo) se celebran en finos tejidos de sastrería. Las camisas western amplifican los yugos, remaches y bordados florales inherentes al género; mientras que otras aparecen en jacquard vaquero Monogram, encaje vaquero, estampados western o adornadas con bordados soutache sobre chambray.

Una colaboración con Timberland

Se trata de una serie de botas de trabajo americanas, que se interpretan a través de la lente creativa de Louis Vuitton y el savoir-faire de sus fábricas italianas.

En este sentido, se propone una bota industrial clásica en nobuk scrivante impermeable de color trigo o negro ligeramente grabado con el monograma de la Maison; que también aparece en la parte trasera de la lengüeta. La bota también está disponible en nobuk de guijarros y en nobuk de búfalo super granulado. La misma expresión se expande en una silueta un quince por ciento más grande que la clásica.

Por último, una edición muy limitada del diseño se elabora con ojales y colgantes en la lengüeta con el monograma de LV en oro auténtico. Y se lleva en baúles de lona y plexiglás con el monograma.

La colaboración incluye tres botas con suela XL en nobuk scrivante negro o trigo o nobuk con guijarros con tiradores Louis Vuitton para bolsos o tobilleras de cuero marrón. Una bota de trabajo con cordones de gancho está montada sobre una suela XL y adornada con un monograma en el tobillo y una cremallera lateral.

Los bolsos, siempre con Louis Vuitton

La colección estrena un nuevo bolso de asa termomoldeada concebido por Pharrell Williams. El Speedy aparece en matices de gema y en nuevas formas: como bolso de silla de montar con tachuelas junto con el Saumur; en Damier Navette Studs junto con el Steamer; y en tonos de Cowboy Boots Patchwork junto con la Pochette Accessoires XL.

El Steamer se reintroduce en tres tamaños, incluida una silueta a gran escala de 65 centímetros. Un lienzo a cuadros de búfalo con infusión de Damier se presenta a través de siluetas con herrajes vaqueros. Los bolsos en Lienzo Monograma Envejecido, Monograma Cepillado y Damier Denim descolorido aparecen erosionados por el sol de la pradera.

Asimismo, el estampado Damoflage evoluciona en matices naranja y eclipse, y en un Lienzo Cowmooflage bovino también interpretado en pelo de vaca. Las bolsas de cuero tallado adaptan las molduras de las sillas de montar. Las ediciones especiales incluyen bolsas para libros y herramientas, y bolsas Speedy y Steamer en cocodrilo Monogram plateado pintado a mano, Monogram avestruz y cocodrilo nubuck.

Los accesorios de la colección

Las mantas Parfleche y los pañuelos Dakota Flower se crean con artistas y artesanos de las naciones Dakota y Lakota.

Por un lado, los sombreros de vaquero aparecen en cuero con cinchas de hebilla de cinturón, cuero Cowboy Boot Patchwork o pitón, paja con cordones de cuero trenzado y adornos de turquesa, y lana con tachuelas turquesas. Por otro, las gorras de cuero adaptan las hebillas y costuras de las botas vaqueras. Las gorras vaqueras con adornos turquesa se erosionan como si las blanqueara el sol de la pradera, y las punteras de las botas vaqueras adornan las viseras de las gorras de pelo de vaca.

Asimismo, los guantes de cuero se imprimen con motivos de tatuajes del oeste americano, los guantes de pelo de vaca con tachuelas turquesas hacen un guiño a la indumentaria dandi y los guantes de trabajo de ante se decoran con etiquetas de ropa de trabajo.