Un lujo refinado entre elegancia y feminidad. Aquí la historia de Rochas y los códigos de una casa de costura que celebra el chic parisino con audacia desde 1925; cuya herencia está reinterpretada hoy por Alessandro Dell’Acqua.

Desde los orígenes de la casa de costura parisina fundada por Marcel Rochas hasta la creación de perfumes icónicos como Femme y Eau de Rochas, su historia ha sido guiada por la pasión de la creación. Y en una feminidad confortable, agradable de llevar. Pero también de aspecto visual suntuoso.

Rochas: pasión por la creación y sofisticaciónA lo largo de la historia Rochas lo ha demostrado. Ya sea con un vestido de tenis sport chic (1929); un vestido de tubo negro adornado con un cordón blanco gráfico (1931); con una silueta egipcia, los hombros anchos, las caderas estrechas y la cintura alta (1932); o un vestido cargado de pájaros (1934). Sumado a un espectacular vestido de gitana de muselina multicolor o con una inimitable versión sirena (1946). Siempre, de manera implícita, con los valores esenciales de la firma: la audacia, la alegría de vivir y la elegancia.

Rochas es ante todo un estilo. Es decir, la evocación de una parisina elegante, ligera y audaz. Esta feminidad irradia creatividad, de la moda al perfume, de los accesorios a las joyas.

La artesanía de Rochas

A lo largo de su historia, la firma ha aplicado sus conocimientos expertos en cada etapa de la creación. Además, existe un diálogo continuo entre costureras especializadas y artesanos; que cuidan hasta el más mínimo detalle.

En el taller, los brocados de hilos de seda tejidos son seleccionados y después moldeados, entretelados, plisados o drapeados siguiendo delicadas asociaciones de colores. Y también se bordan o superponen la organza y las vaporosas muselinas. Sumado a las tafetas y el famoso encaje chantilly, emblemático del estilo Rochas.

Las costureras ejecutan con paciencia y virtuosismo piezas que llevan el sello sensible y artesano de un saber hacer excepcional.

El actual Director Artístico de la moda femenina Rochas, Alesandro Dell’Aqua, destaca el espíritu y el ADN de Rochas. Que, sin dudas, están simbolizados por el lujo puro, el saber hacer, las siluetas femeninas, la atención por los detalles, la artesanía y unos tejidos y una fabricación de altísima calidad.

Por su parte, Federico Curradi el Director creativo de la moda masculina de la marca destaca un estilo natural y sofisticado para los hombres en Rochas.

Fragancias, joyas, relojes y gafas de Rochas

La elegancia, la juventud y la alegría que forman parte de la historia de Rochas se traducen también en sus líneas de perfumes y accesorios.

Creada en 1948 y lanzada en 1970, la fragancia Eau de Rochas forma parte de las pocas estelas míticas de la perfumería. Vibrante, delicada y fresca, encarna una cierta idea de elegancia propuesta por Marcel Rochas. Quien imaginó una fragancia moderna que reflejaba la despreocupación de la Riviera Francesa de los años 50, convertida hoy en un gran clásico de la perfumería. Siendo la primera colonia para mujer de la historia de la perfumería, l’Eau de Rochas representa una elegancia moderna y atemporal. En cuanto a la Eau de Rochas masculina, se destaca por espontaneidad y frescor, de elegancia y sobriedad.

En el caso de la joyería, Rochas posee un estilo fiel al espíritu de alta costura de la Maison. Y la elegancia se presenta en todos los tonos de oro rosa, amarillo o plata cubierto de diamantes.

Siguiendo con los accesorios, las gafas también le hacen honor a la alta costura de la firma. Ya que gafas mariposa para mujer lleva motivo de encaje chantilly negro. Finalmente, la relojería está relacionada al carácter audaz y elegante de la Maison con la excelencia de la relojería suiza. El resultado es una colección de relojes que seducen a mujeres y a hombres amantes del saber hacer, los detalles delicados y el estilo, para lucir el espíritu Rochas en la muñeca.